Noticias

Posibles cambios en la formación gratuita para trabajadores

  Las malas prácticas en el desarrollo y comercialización de cursos junto a la falta de calidad, por no decir no existencia de calidad, por parte de algunas empresas de formación, unido a los tiempos de crisis y justificado por la equiparación con los créditos de formación que reciben empresas de más de 5 empleados, ha derivado en la propuesta presentada en los Planes Generales del Estado para la reducción drástica de créditos de formación para empresas de menos de 5 trabajadores.Curso Gratuito para Trabajadores

  Esta propuesta ya ha sido aprobada en el Congreso, a falta de su ratificación en el Senado, que tras las presiones recibidas por AENOA, CEOE, CEPYME, medios de comunicación, twitter, recogida de firmas, etc esperamos que sea rechazada.

  Esta propuesta presenta la reducción de los 420€ mínimos para formación actuales para micropymes a un porcentaje de sus cotizaciones, lo cual derivaría en que prácticamente la totalidad de los cursos que se imparten hoy día pasarían de ser gatuitos a ser cofinanciados, y dada la situación económica de las empresas se preveé un descenso radical en la formación bonificada para trabajadores.

  Desde Ortoconsultores siempre hemos apostado por una formación a medida y de calidad, alejándonos de malas prácticas comerciales (poco éticas e ilícitas por otra parte) que tanto se han extendido en este ámbito, y es algo que veníamos vaticinando, por desgracia, en foros de emprendedores y profesionales de la formación.

  Sea como fuere las consecuencias (esperemos que no) ya casi están aquí, y esto va a suponer una serie de problemas:

- Mayores costes para las empresas que realmente están implicadas en la formación de sus trabajadores, no debemos olvidar que el capital humano es la inversión más rentable que realiza una empresa, y la formación continua, mantener a los trabajadores actualizados, es vital para el desarrollo de una actividad competente.

- Pérdida de competitividad de los trabajadores, ya que muchos de ellos se encontrarán con que sus empresas (micropymes) no podrán invertir en su formación, lo que deriva en un anquilosamiento de los conocimientos y juega en detrimento de su carrera profesional frente a trabajadores de empresas de mayor calado.

- Pérdida de puestos de trabajo, especialmente en los campos relacionados con las empresas de formación, y esto implica directamente a docentes y comerciales, veníamos anunciando que las empresas de formación habían dejado de serlo para transformarse en comerciantes de manuales, y ahora pagarán justos por pecadores, todos habrán de luchar por mantener sus estructuras en base a factores diferenciales como la calidad, aún así la reducción de solicitudes de cursos tendrá una lectura directa en pérdidas de puestos de trabajo.Formación para mejorar la competitividad laboral

  Por supuesto que hay soluciones alternativas, como son:

- Un mayor control sobre la calidad de las formaciones impartidas, que no deben restringirse a revender un manual.

- Un mayor control sobre la realización de prácticas ilegales, como la financiación de productos para la empresa a través de los créditos de formación de los trabajadores.

- Un mayor control sobre la prácticas comerciales poco éticas, como los famosos cursos/tablet/cámara de fotos, es muy triste que un cliente (empresario) prefiera un curso de baja calidad frente a otro más competente, o incluso formación presencial o a medida, únicamente porque al gerente le regalan una tablet con ese curso.

  Desde nuestro punto de vista estos tres puntos, y en especial el último, es uno de los mayores problemas y que más han fomentado que no solo no se valore la formación bonificada para trabajadores, sino que además se haya convertido en un sumidero para las arcas públicas, ya que no olvidemos que estos cursos (incluyendo esas tablets que no valen para nada de 60€ u 80€) se costean con el dinero de la Seguridad Social.

  Así pues, aunque siempre terminamos concluyendo en foros de emprendedores y de profesionales de la formación que habría que dar un susto o escarmiento a este sector ya enfermo, sinceramente esperamos que la medida que está pendiente de ratificación finalmente no salga adelante, porque las consecuencias pueden ser nefastas para una herramienta imprescindible hoy día como es la formación continua de los trabajadores.